Con gran consternación hemos recibido en la Escuela la noticia del muy trágico fallecimiento del señor Felipe Incer, quien fuera tan cercano a nuestro proyecto cultural como padre de familia, amigo y ferviente admirador de las músicas de nuestro continente.
Recordamos hoy muy especialmente su compromiso compadre y como representante de los padres, así como su buen humor, su generosidad, su jovialidad y espíritu positivo, de los que ha dejado un poco en cada uno de quienes tuvimos la fortuna de de conocerlo y compartirlos.
Junto con toda nuestra comunidad expresamos nuestro dolor y solidaridad a su esposa Jacky, a su hermano Salim, a su hija Natalia y a toda su familia.